Dueña de restaurante ayuda a la comunidad de inmigrantes de Charlotte

Charlotte- N.C. - La propietaria de un restaurante latino de Carolina del Norte, está mezclando su experiencia en la cocina y su título en trabajo social, para retribuírselo a la comunidad.

Miriam Espaillat, una salvadoreña que le da un toque especial a cada plato en Sabor Latin Street Grill en Charlotte, tiene un imperio en crecimiento de más de una docena de restaurantes en la ciudad reina. Espaillat también está utilizando su maestría en trabajo social de UNC Charlotte, para darle una mano a la comunidad inmigrante; actualmente trabaja con varias organizaciones para proporcionar puestos de trabajo y recursos a quienes no tienen acceso a oportunidades profesionales.

Espaillat también se esfuerza por conocer a sus empleados a nivel personal. “Conoces su vida, conoces las cosas por las que están pasando”, dijo Espaillat. "Y ese fomento de la confianza es enorme".

Su misión comenzó hace varios años, viendo en la televisión cómo miles de niños migrantes eran separados de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México. “Cuando vi la noticia, pensé, Dios mío, esos niños son niños de mi país y probablemente estén en situaciones similares a las que yo nací”, dijo Espaillat.

Concentró sus esfuerzos más cerca de casa, después de enterarse de un estudio de Harvard que encontró que Charlotte ocupaba el último lugar entre las 50 grandes ciudades de EE. UU. En movilidad económica. “Significaba que si nacías en la pobreza, sería muy difícil salir de la pobreza”, dijo Espaillat.

Mientras guía a las personas por el camino correcto, también las conecta con la salud mental, la educación y otros recursos. “Algunas personas se convierten en propietarios de viviendas”, dijo Espaillat. "Y pueden pagar sus casas o poner a sus hijos en diferentes programas".
Nelly Aules trabaja como gerente en el otro restaurante de Espaillat, Three Amigos Mexican Grill and Cantina. "Soy madre soltera y me dieron [la opción] de elegir mi horario", dijo Aules. "Entonces, tengo tiempo para mi familia y mis hijos".

Aules se mudó de México hace casi dos décadas. No tenía dinero para ir a la universidad y luchó por desarrollar metas en la vida. “Fue difícil debido a la barrera del idioma”, dijo Aules. "A veces fue difícil debido a la cultura". Aules ha trabajado en Three Amigos durante 11 años y ahora está en camino de convertirse en propietaria de una casa. Dice que está agradecida por el liderazgo compasivo de Espaillat.

“En este momento, puedo decir que tengo un futuro para mis hijos aquí”, dijo Aules. "Puedo ofrecerles a mis hijos una mejor escuela". La historia de Aules le da a Espaillat un propósito y esperanza para la comunidad inmigrante y marginada de Charlotte. “Los pequeños pasos y los pequeños impactos realmente pueden cambiar la vida de una persona”, dijo Espaillat.

Espaillat también ofrece pasantías para algunos estudiantes en las escuelas de Charlotte-Mecklenburg y en su alma mater, UNC Charlotte. Ella dice que ha ayudado a unas 50 personas a encontrar carreras. Algunas de las personas a las que ayudó a que obtuviesen acciones de su negocio, están en camino de convertirse en propietarios de franquicias.
Previous
Next

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp